Ir al contenido principal

Juan Demarchi, el maestro anarquista de Allende

Juan Demarchi, el maestro anarquista de Allende

Cuenta la historia que en la adolescencia de Salvador Allende sus pasos se encontraron con los del viejo anarquista porteño Juan Demarchi. Junto a él compartió tardes de ajedrez y largas charlas sobre cuestiones sociales que marcaron al socialista de por vida. Sobre Allende se sabe demasiado, no así sobre Demarchi, hombre que, como veremos, fue mucho más que el personaje anecdotario de la biografía del presidente de la Unidad Popular. Demarchi fue un anarquista de toda la vida, una existencia preciosa.
Juan Demarchi (también Giovanni De Marchi) nació en Turín en 1864. Desertó del ejército y se fue de su Italia natal en un viaje que lo llevó por diversas regiones, desplegando en ello una amplia y rica actividad en la propaganda anarquista. Estuvo en Portugal, en Marruecos, en París, en Barcelona, en Río de Janeiro y Buenos Aires. A Chile llegó cuando acababa el siglo XIX, radicándose en Magallanes donde ayudó a organizar los gremios del fin del mundo. Entre 1900 y 1904 vivió y luchó en Lota y Curanilahue, donde participó en la Mancomunal. Luego se fue al norte de la región chilena y entre 1917 y 1918 participó de las batallas que llevaban adelante las Ligas de Arrendatarios. De allí se vino a la zona central para instalarse en Santiago y Valparaíso.
Demarchi fue carpintero y al parecer zapatero en sus últimos años. Como autodidacta, aparte de su nativa lengua italiana, aprendió el español, el francés y el portugués. Participó en varios periódicos y organizaciones libertarias. La última de ellas fue la sección local de la IWW. Así lo encontró la Dictadura de Ibañez (1927-1931). El anarquista, con más de 60 años se fue a la Argentina y participó de la resistencia comprometiéndose en complots tan afamados como los del Avión Rojo. Se cuenta que en ese proyecto Demarchi era el encargado de internar las armas desde Mendoza por la vía del ferrocarril fronterizo. Pensaban hacer caer la dictadura por la fuerza. Traicionado por militares anti-ibañistas, el plan fracasó. El italiano ingresó a Chile ilegalmente y apenas fue descubierto por la policía del régimen fue relegado a la Isla Mocha.
Caído el dictador, el viejo Demarchi permanecerá activo y fiel a las ideas libertarias hasta sus últimos días. Muchas veces se le intentó expulsar con la Ley de Residencia, pero cada vez que venía la oleada represiva, se levantaban movimientos de protesta en solidaridad. Sus últimos años fueron penosos, cuentan, cada día su cuerpo era presa de nuevas y prolongadas enfermedades. Hubo tiempos en que deliraba, quien sabe si acaso por sus largas jornadas en manos del Estado. En 1943 un pesado resfrío hizo que pidiera ser trasladado desde Santiago a Valparaíso, para estar con su familia. Allí murió en los primeros días de abril, cuando surgía el otoño en el hemisferio sur. Sus funerales se realizaron el 7 del mismo mes, acudiendo unos 300 compañeros y compañeras a despedirlo. Así se fueron 79 años en la tierra, y más de 50 de ellos para la difusión del anarquismo.


Por Manuel de la Tierra
Algunas referencias:
Revista Punto Final, Santiago, 16 de marzo 1971
El Andamio, Santiago, 27 de mayo de 1945
Acción Directa, Santiago, mayo de 1943
La Protesta, Santiago, 6 de marzo de 1932
Bandera Roja, Concepción, 1926
Publicado en El Surco, Santiago de Chile, nº23, enero-febrero 2011
Extraido de www.portaloaca.com
Texto -de origen externo- incorporado a este medio por (no es el autor):
Cristián Andrés Sotomayor Demuth

Comentarios

Entradas populares de este blog

El criminal - Albert Libertad (1906)

El Criminal Tú eres el criminal, Oh Pueblo, puesto que tú eres el Soberano. Eres, bien es cierto, el criminal inconsciente e ingenuo. Votas y no ves que eres tu propia víctima. Sin embargo, ¿no has experimentado lo suficiente que los diputados, que prometen defenderte, como todos los gobiernos del mundo presente y pasado, son mentirosos e impotentes? ¡Lo sabes y te quejas! ¡Lo sabes y los eliges! Los gobernantes, sean quienes sean, trabajaron, trabajan y trabajarán por sus intereses, por los de su casta y por los de sus camarillas. ¿Dónde y cómo podría ser de otro modo? Los gobernados son subalternos y explotados; ¿conoces alguno que no lo sea?
Mientras no comprendas que sólo de ti depende producir y vivir a tu antojo, mientras soportes –por temor- y tú mismo fabriques –por creer en la autoridad necesaria- a jefes y directores, sábelo bien, también tus delegados y amos vivirán de tu trabajo y tu necedad. ¡Te quejas de todo! ¿Pero no eres tú el causante de las mil plagas que te devoran?
T…

EL SIGLO DEL MIEDO - ALBERT CAMUS (1948)

Combat, noviembre de 1948
El siglo del miedo El siglo XVII fue el siglo de las matemáticas, el XVIII el de las ciencia físicas y el XIX el de la biología. Nuestro siglo XX es el siglo del miedo. Se me dirá que el miedo no es una ciencia. Pero, en primer lugar, la ciencia es en cierto modo responsable de ese miedo, porque sus últimos avances teóricos la han llevado a negarse a sí misma y porque sus perfeccionamientos prácticos amenazan con destruir la Tierra. Además, si bien el miedo en sí mismo no puede ser considerado una ciencia, no hay duda de que es, sin embargo, una técnica. 

Lo que más impresiona en el mundo en que vivimos es, primeramente y en general, que la mayoría de los hombres (salvo los creyentes de todo tipo) están privados de porvenir. No hay vida valedera sin proyección hacia el porvenir, sin promesas de maduración y de progreso. Vivir contra una pared es una vida de perro. ¡Y bien! Los hombres de mi generación y de la que ingresa hoy en los talleres y las facultades viv…

El ateísmo de Bakunin por Ángel J. Cappelletti

El ateísmo de Bakunin A diferencia de Marx, su enemigo en la Asociación Internacional de Trabajadores, Bakunin no llega al materialismo y al ateísmo sino a una edad ya muy avanzada. Cuando Bakunin conoce a Marx, en París, durante la segunda mitad del año 1844 (ambos pertenecen por entonces al círculo “Vörwarts”), el joven ex-director del “Rheinische Zeitung” fundamenta ya, con plena conciencia teórica, su socialismo en una filosofía materialista y atea. El propio Bakunin lo testimonia así en época posterior y en tono admirativo escribe: “En aquel tiempo yo no sabía nada en absoluto de economía política y mi socialismo era puramente instintivo. Y él (Marx), aunque más joven que yo, era ateo, materialista documentado y socialista consciente”. En realidad, el ateísmo de Bakunin, que es, como veremos, una consecuencia de su anarquismo, sólo se hace posible una vez que, desechadas definitivamente las aspiraciones nacionalistas, el ímpetu revolucionario alcanza un cauce más profundo, y se apl…