Ir al contenido principal

Cine y Anarquismo - Jean Vigo



Jean Vigo (1905-1934), representa  la base del cine surrealista Frances, pasó a ser un gran enigma dentro de la historia cinematográfica, pero el más grande en su genero,  basado en una historia libertaria  y autodidacta, marcó un precedente histórico  en las formas y sentidos del cine. Sólo con dos películas y proyectos menores, reflejó, sin lugar a duda, su infancia y su lucha contra la clase dominante, los sistemas educacionales y la burguesía.



Hijo de  Eugène-Bonaventure de Vigo, periodista y militante anarquista  catalán, de origen Italo-Frances que   participó en  congresos anarquistas y  agitación libertaria, con el sobrenombre de Miguel Almereyda (anagrama de "y a de la merde"), director del periódico “Le Bonnet Rouge”, se unió a la liga antimilitarista cuya lema  era “Pas un homme, pas un centime pour le militarisme¡” organizando congresos contra la militarización y el accionar bélico en  Ámsterdam, también se le atribuye  participación en el fallido atentado contra Alfonso XIII a finales de mayo de 1905, Almereyda también sería de los portavoces de la corriente anarquista integrada en el partido socialista, sin renunciar a sus criterios,   ideas que lo llavaron  una y otra vez a la prisión, y finalmente a un suicidio.... que no nadie  creyó.
Jean Vigo, tras su desencanto por el Cine tradicional, indaga por distintos lugares  las formas más radicales y la perspectiva correcta de hacer Cine, Vigo es en buena parte un cinéfilo empedernido. se incorpora muy activo en el  cineclub de Niza,  donde se contacta  con experimentadores cinematográficos de todo el mundo. En 1929 se compró una cámara Debrie, la cual  probaba por todas partes de Fracia. Por ese tiempo, invitó a Boris Kauffman (hermano de Dziga Vertov) para trabajar con él y realizaron la obra: “Sobre Niza” (À Propos de Nice -1930). En este corto mudo, Kauffman filmaba y Vigo dirigía. Con frecuencia Vigo llevaba a Kauffman a pasear en silla de ruedas con una cámara entre las piernas y tapada por una manta (la silla de ruedas pasaba desapercibida en una ciudad como Niza), calificada por el mismo como "punto de vista  documentado", en realidad se trataba de una requisitoria contra la sociedad burguesa. Así eran capaces de filmar a las personas sin que se diesen cuenta, que era lo que ambos buscaban porque eran partidarios de la teoríakino-pravda (cine-verdad), lo que le liga con el cine “bolchevique” más experimental.

Su amistad del actor René Lefévre lo llevó a conocer  a un productor Jacques-Louis Nounez.  Con el cual  compartirían su visión del Cine, y  así, incluso  con un  bajo presupuesto,  pueden  realizar su obra maestra Zéro de conduit (1933)  basada en su vida personal, donde pasó  largos años internado y sufriendo las malas practicas educativas;  pelicula mal recibida por los criticos e inmediatamente prohibida por la censura burguesa, después L’Atalante (1934)  con la participación de su amigo  Kauffman, en esos años también fue  mal recibida  por la critica. Como contradiciendo   a estos criticos de cine, la censura de los medios profesionales y   rompiendo el cerco de  los  censuradores, sus obras formarían  a los años  la base y  la estructura del cine surrealista  Frances

Jean Vigo falleció en París de tuberculosis, y fue enterrado en el cementerio de Bagneux, en la capital francesa.

Truffaut, que homenajeó a Vigo en su primera y mejor obra, Los 400 golpes.
Jean-Luc Godard le dedicó su película Les Carabinieres


Comentarios

Entradas populares de este blog

El criminal - Albert Libertad (1906)

El Criminal Tú eres el criminal, Oh Pueblo, puesto que tú eres el Soberano. Eres, bien es cierto, el criminal inconsciente e ingenuo. Votas y no ves que eres tu propia víctima. Sin embargo, ¿no has experimentado lo suficiente que los diputados, que prometen defenderte, como todos los gobiernos del mundo presente y pasado, son mentirosos e impotentes? ¡Lo sabes y te quejas! ¡Lo sabes y los eliges! Los gobernantes, sean quienes sean, trabajaron, trabajan y trabajarán por sus intereses, por los de su casta y por los de sus camarillas. ¿Dónde y cómo podría ser de otro modo? Los gobernados son subalternos y explotados; ¿conoces alguno que no lo sea?
Mientras no comprendas que sólo de ti depende producir y vivir a tu antojo, mientras soportes –por temor- y tú mismo fabriques –por creer en la autoridad necesaria- a jefes y directores, sábelo bien, también tus delegados y amos vivirán de tu trabajo y tu necedad. ¡Te quejas de todo! ¿Pero no eres tú el causante de las mil plagas que te devoran?
T…

EL SIGLO DEL MIEDO - ALBERT CAMUS (1948)

Combat, noviembre de 1948
El siglo del miedo El siglo XVII fue el siglo de las matemáticas, el XVIII el de las ciencia físicas y el XIX el de la biología. Nuestro siglo XX es el siglo del miedo. Se me dirá que el miedo no es una ciencia. Pero, en primer lugar, la ciencia es en cierto modo responsable de ese miedo, porque sus últimos avances teóricos la han llevado a negarse a sí misma y porque sus perfeccionamientos prácticos amenazan con destruir la Tierra. Además, si bien el miedo en sí mismo no puede ser considerado una ciencia, no hay duda de que es, sin embargo, una técnica. 

Lo que más impresiona en el mundo en que vivimos es, primeramente y en general, que la mayoría de los hombres (salvo los creyentes de todo tipo) están privados de porvenir. No hay vida valedera sin proyección hacia el porvenir, sin promesas de maduración y de progreso. Vivir contra una pared es una vida de perro. ¡Y bien! Los hombres de mi generación y de la que ingresa hoy en los talleres y las facultades viv…

El ateísmo de Bakunin por Ángel J. Cappelletti

El ateísmo de Bakunin A diferencia de Marx, su enemigo en la Asociación Internacional de Trabajadores, Bakunin no llega al materialismo y al ateísmo sino a una edad ya muy avanzada. Cuando Bakunin conoce a Marx, en París, durante la segunda mitad del año 1844 (ambos pertenecen por entonces al círculo “Vörwarts”), el joven ex-director del “Rheinische Zeitung” fundamenta ya, con plena conciencia teórica, su socialismo en una filosofía materialista y atea. El propio Bakunin lo testimonia así en época posterior y en tono admirativo escribe: “En aquel tiempo yo no sabía nada en absoluto de economía política y mi socialismo era puramente instintivo. Y él (Marx), aunque más joven que yo, era ateo, materialista documentado y socialista consciente”. En realidad, el ateísmo de Bakunin, que es, como veremos, una consecuencia de su anarquismo, sólo se hace posible una vez que, desechadas definitivamente las aspiraciones nacionalistas, el ímpetu revolucionario alcanza un cauce más profundo, y se apl…